Tiempo de castañas y berrea

LLegado el otoño toca el paseo por los montes de Cantabria para poder observar esos hermosos paisajes con sus tonalidades tan peculiares y sus mantos de hojas secas,tambien llega la recogida de nueces,castañas y alguna tardia avellana,aunque estas son mas tempranas que las anteriores….y como no esa fantastica berrea que adorna con su sonido los atardeceres de nuestros montes(bueno mejor dicho reservas),en fin el otoño es una buena estacion para el paseo y la contemplacion del paisaje de Cantabria…buen paseo a todos y por cierto si cogeis setas tener cuidado no vayais a confundiros y acabeis cogiendo “monguis”…

Aqui os dejo dos articulos relacionados con el tema recogidos del Diario Montañes:

HOY, domingo, más de un excursionista se habrá provisto del recipiente adecuado para recoger las castañas que por esas rutas del interior haya echado al suelo el reciente vendaval.

-Ya se sabe que los vientos del otoño son los recolectores naturales de las nueces y castañas. Pero el vendaval del pasado martes adelantó en muchas zonas esa labor: las castañas se habrán venido al suelo con la fuerza de un pedrisco. Y algo así habrá ocurrido con las nueces… Y, a río revuelto, ya se sabe, ganancia para el excursionista que conoce los lugares donde abundan estos frutos caídos en “tierra de nadie”… -comentaba don Tertulio.

-Lo habitual es que esperen un poco más adentrado el mes. Los vientos suaves otoñales que van arrancando las hojas y las mece, hasta llegar al suelo, es el que arranca esos frutos en sazón, sin prisa y sin pausa. Este acelerón del vendaval no puede ser bueno. No sólo ha arrancado hojas y frutos, sino que, en muchos casos habrá echado al suelo también algunos árboles -repuso don Ceanúreo.

-El castaño es un árbol duro rocoso… y mochón. A esos árboles se les desmochó hace muchísimo tiempo y aquí se ha apreciado más su madera en ebanistería, sobre todo. Y hay un pasado que debió de ser rico en ese fruto: la castaña de Terán, la de Cabañes y otros puntos lo atestiguan y, más que ello, nombres de lugares, como Coo de las Castañas, donde haylas aún, o el mismísimo antiguo condado de Castañeda, nombre que se repite en muchos apellidos ilustres cántabros. Por citar el más antiguo, el clérigo autor del “Memorial de Castañeda”, de 1592, en que se hace mención a tantas cosas de la época. Raíz e historia, por tanto, hay -contó don Tertulio.

-Nada, feliz “cosecha” excursionera, entonces -acabó don Zenón.

El ocaso está próximo. Se nota que a mediados de septiembre la noche mordisquea la luz del día. Tres parejas, adultas, se parapetan tras una encina centenaria en lo más alto de la Braña del Moral, en pleno corazón del Parque Natural del Saja Besaya. Llevan ropa discreta, de campo -aunque igual da-, y rinden culto al silencio. ¿Su objetivo? Escuchar un bramido. Sí. El ‘quejío’ de los altivos ciervos machos a quienes el celo aprieta las carnes, ya febriles y dispuestas al feliz apareamiento que hará posible los partos en los meses de mayo y junio. Ocho meses de gestación.

Se trata de la berrea; y Cantabria revive cada año el rito entre la segunda quincena de septiembre y la última semana de octubre. Es entonces cuando cientos de personas se trasladan al monte -desde el Valle de Iguña a Liébana, con especial afluencia a las peñas de Ucieda, Bárcena Mayor, Fuentes y Sejos- para adivinar los bramidos de los machos y, dicen, para sentir en las carnes «algo muy especial. Este año ha sido terrible de gente», indica Angel Fernández ‘Angeluco’, uno de los agentes del Medio Natural del Besaya con mayor veteranía en esas lides.

«La berrea de este año ha sido bastante rara -reconoce-. Ha habido sequía, y los machos tienen fiebre. Buscan agua para bañarse y quitarse el calor de encima. Por eso se han metido a los regatos, dentro del arbolado, y ha sido complicado verlos. También las hembras, porque ha habido mucha bellota y se han quedado dentro (de las matas) a comerlas. Mal año para los turistas».

Turistas que, según Ignacio Villegas, también agente de la Dirección General de Montes, no siempre observan los ‘mandamientos’ de la berrea. «Abandonan las pistas; se meten en las brañas donde están ellos con las peleas y los harenes, y les espantan», dice.

Se acaba

Sea por la sequía, o sea por lo que fuere, lo cierto es que la campaña de berrea de este año está ya próxima a finalizar. «Han empezado a berrear muy pronto, el 4 de septiembre. Y en la zona baja, Cieza y todo eso, ya no hay casi nada -asegura Angel-. Queda algo por los montes más altos; ya sabes, Montequemao, Montabliz, La Grajera…». «Si alguien quiere ver algo aún, que vaya por la carretera que sube a Palombera, o que deje el coche en la zona de Brenes y camine a pie hasta El Moral. Quizá ahí tenga suerte», añade Nacho. «Pero hay poco», corrige Angel.

Mejor oir que ver. Tanto Ignacio como Angel lo tienen claro. En Cantabria, y aunque no hay censos oficiales, pueden cohabitar actualmente entre 2.200 y 2.700 venados, todos procedentes de los 150 ejemplares que fueron introducidos en la segunda mitad del Siglo XX desde Cuenca o Toledo. Demasiados. «Hay que seguir quitando hembras y machos en caza selectiva (…) En Besaya, por ejemplo, no se dan permisos de caza de trofeos (machos de calidad) desde hace ocho o diez años, y se está notando. Antes no había nada, y ahora se ve algún macho bien formado», comenta Angel.

Lo ideal, con todo, pasaría por combinar las «sacas selectivas» con la ‘inyección’ de sangre nueva. «Sería estupendo traer individuos (ambos sexos) de la Sierra de la Culebra, en Zamora, para evitar los problemas de consanguinidad que ya hay. Me refiero a introducir 20 ó 30 ejemplares en un período de 2, 3 ó 4 años. Supongo que no le vendría nada mal a la especie», sugiere Ignacio.

Angel opina lo mismo. Y los dos están convencidos de que la berrea, aunque no más sonora -«El macho con más calidad no tiene por qué berrear más que el vareto»-, sí ganaría en espectacularidad. Igual que sumaría adeptos la campaña de recogida de cuernas en el monte. Pero esa, la de las cuernas, es otra historia. El ‘cantar’ de marzo.

Anuncios

Una respuesta

  1. haber si este año voy a la berrea antes que se acabe, que ya falta poco.

    Un saludo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: