Erri-Berri no quiere ir a una guerra

Erri-Berri, la empresa que ganó el concurso para ejecutar la sentencia firme de derribo que pesa desde el 2000 sobre los apartamentos de la playa de La Arena, está sopesando renunciar al encargo tras haber recibido amenazas de los afectados porque no quiere «ir a una guerra».

«Si hubiéramos sabido que había un problema social en esa obra, desde luego que no hubiéramos acudido (a la licitación). Nosotros nos dedicamos a la demolición por toda España. Lejos de nuestra cabeza está meternos en conflictos, además en una demolición tan pequeña como ésta», aseguró ayer Félix Azcona, presidente de Erri-Berri, una empresa de Olite especializada en demoliciones.

Esta compañía navarra ganó hace semanas el concurso para encargarse de la primera fase del derribo de la urbanización de El Encinar, un complejo de 144 apartamentos construidos a comienzos de los años noventa en la playa de La Arena cuyo derribo fue ordenado por el Tribunal Supremo hace ya seis años. Sin embargo, todavía no ha firmado los contratos ni ha dado ningún paso para seguir adelante con el encargo, sorprendida por las decenas de cartas de afectados que en unos casos le ruegan y en otros le exigen bajo amenazas que no tire sus casas.

«Son advertencias y al mismo tiempo amenazas. Aunque no sean muy fuertes, son amenazas. Dicen que se va a volver la picota contra nosotros y palabras así. Otros son muy educados y nos piden por favor que no vayamos. Nos dan sus explicaciones», indicó Azcona.

Por su parte, el alcalde de Arnuero , José Manuel Igual (PP), explicó ayer que no tiene noticias de Erri-Berri y que el Ayuntamiento se está planteando hacer un emplazamiento a la empresa para que se decida «en un plazo razonable. Puede que quince días», añadió. Erri-Berri todavía no se ha dirigido al Ayuntamiento para cerrar el contrato, indicó ayer su director, porque «no tiene intención de ir al derribo forzosamente» y está esperando por si fuera posible que «las partes se pongan de acuerdo para lograr una solución».

«Si las partes no encuentran una solución, nosotros tendremos que decidir. Pero está lejos de nuestro pensamiento el ir allí a formar una guerra», recalcó Félix Azcona, en cuyos cálculos también entra el aval que su empresa depositó para optar a esa demolición y que podría perder si ahora se echase atrás.

Mientras Erri-Berri se decide, el Ayuntamiento ha encargado a su letrado un informe sobre qué puede hacer en caso de que renuncie, porque el Tribunal Superior de Justicia de Cantabria le ha requerido formalmente para que cumpla la sentencia.

Fuente;Diario Montañes

Anuncios

Una respuesta

  1. Va a ser difícil la demolición, no sé como estaría yo en lugar de la gente que la tienen que tirar la casa, es duro, y que nadie pueda hacer nada. Alucinante
    Un saludo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: