Molinos de mareas en Transmiera.

JACOBO SANJURJO BIURRUN

Amigo, antes que nada. Cántabro de origen y sosiego. Castellanoandante de necesaria afición y nostalgia machadiana. Entre la bruma mágica de Santoña y la mies vitivinícola ribereña.

1. Un cuento para empezar

Septiembre de 1936. En un pueblo de la costa oriental de Cantabria amanece un día luminoso, aunque esa luz tiene ya los matices dorados que anuncian la cercanía del otoño. Un niño se levanta, como siempre muy pronto, en su casa del barrio del Pedroso y, antes de encontrarse con nadie, sale pitando en busca de su amigo Quico el Cano a ver si hoy está de humor y le lleva en el bote a pescar. No es fácil; Quico es un hombre esquivo, pero el chaval le cae bien (afinidad de almas solitarias). Cuando le encuentra está a punto de echar el bote al agua y, quizá para no darle explicaciones, le dice que embarque. Ha habido suerte.
La pesca no se da bien, septiembre es buen mes, se mueve mucho la mar pero tanto sol … , donde esté un día nublado …
A la vuelta Quico despide al chaval sin miramientos y Buly, que así le llaman, se va por la playa sin rumbo fijo.
Al llegar al barrio de Helgueras decide acercarse por el molino donde, en esta época, hay mucha actividad aprovechando las vivas mareas de septiembre. Ya le conocen y, como sin darse cuenta, se ve enfrascado ayudando por aquí y por allá. Come con ellos y, con tanto trajín, ni se entera que se echa la tarde, los días ya no son tan largos. El molinero le paga sus servicios con un saquete de harina de maíz. Y allá va Buly con su saquete de harina playa alante orgulloso de llevar a casa el producto de su trabajo pensando en el buen recibimiento que va a tener al llegar.
Pero en su casa del Pedroso sus padres estaban ya preocupados por la tardanza y, cuando llega, en vez de las alegrías que él esperaba, se encuentra con una buena regañina que sinceramente no comprende …

Esta anécdota (con alguna licencia literaria) me la contó mi padre hace tiempo y quizá sea la primera referencia a los molinos de marea que yo recuerde.

2. Un poco de historia y localización

Aunque hay quien opina que el ingenio lo inventaron los árabes las primeras noticias documentadas nos hablan del sur de Inglaterra a finales del siglo XI. Se extienden rápidamente a lo largo de la costa europea desde Holanda y llega a las costas cantábricas en el siglo XII.
En el Mediterráneo, a pesar de la menor incidencia de las mareas, ya en el Renacimiento hay documentación incluso gráfica bastante precisa (en Italia Los cuadernos de Mariano Jacopo II Taccola –fechado en 1438 y 1450– y en España Los dibujos de Francisco Lobato para Puerto Real en Cádiz, fechados entre 1545 y 1585).
En el siglo XVII la gran expansión de la producción de maíz provoca la construcción de una gran cantidad de molinos de marea. Y ya en el siglo XVIII con las corrientes de la Ilustración y, bajo la influencia de personajes como Juan Fernández de Isla, se propicia la instalación de molinos, ferrerías y astilleros en las rías y ensenadas de Cantabria.
Sólo recientemente con la aparición de las nuevas tecnologías, los cambios en los hábitos alimentarios y el anegamiento de marismas se ha producido la desaparición de la mayoría de molinos de marea.
Sin distinción de épocas se piensa que unos 500 molinos se podían encontrar distribuidos entre las costas que van desde Escocia hasta Gibraltar. En Gran Bretaña hay unos 140 censados situados sobre todos al sur de Inglaterra. En Francia la mayor densidad se da en las costas de Bretaña con unos 90 molinos. En la península ibérica se construyeron unos 250 molinos, de ellos, según Luis Azurrmendi, unos 15 se encuentran en Cantabria: la inmensa mayoría entre las rías de Santoña y Quejo. Esta densidad de molinos de mar sólo es comparable con la que se da en el entorno de la isla de Wight en Inglaterra y en el golfo de Morbihan en Bretaña.

3. El ingenio y su funcionamiento

Un molino de mar es un artificio que, aprovechando la energía de las mareas, realiza la molienda del grano de cereal. Para ello se construía un muro dentro del estuario que permitía a través de unas compuertas el llenado del embalse al subir la marea para después, en la bajamar, hacer discurrir el agua almacenada por unos canales que al impulsar las palas de unas ruedas hidráulicas generaban un movimiento rotatorio en la maquinaria destinada a la molienda del grano.
Se puede decir que a partir de la acción de las aguas el artificio es idéntico al de un molino de río. Seguir la marea, esa es la única diferencia entre el trabajo en un molino de río y un molino de mar.

esquema.jpg

Las ruedas hidráulicas suelen ser horizontales frente a las ruedas verticales de los molinos de río y las piedras de moler están preparadas para la molienda del maíz lo que implica cambios en el tamaño, el dibujo de la piedra y su convexidad.
Se introducían los granos de maíz en las tolvas para que fuera penetrando, a través de la canaleta, por el seno u ojo de la piedra superior móvil (corredera o volandera) y, una vez activado el mecanismo hidráulico, ser molido al friccionar con la piedra inferior fija (solera). Un pequeño torno (llave de alivio) permitía asentar o levantar la piedra volandera, regulando el espesor de la molienda, fina si era para hacer pan o más basta si era para alimento de los animales. La harina era desalojada por las canaletas a unos cajones (harineras o harneros) de donde se extraía con una paleta. Se calcula que en molienda fina por cada hora se molían diez kilos de maíz.

soanomolino.jpg
Molino de Santolaja (Soano)

Sobre la construcción de los molinos queda algún testimonio como el del maestro Lavín de Noja: “… Los vecinos emprendieron por cuerpo del ayuntamiento la obra del molino, el cual cimentaron, según tradición sobre vástagos de vid o sea sarmientos”.

molino-victoria-ruinas.jpg
Molino Victoria (Noja)

Además de la tarea propia del molino, la molienda, había que realizar toda una serie de trabajos de mantenimiento: “repicar” las muelas, es decir, dar el relieve a las dos caras de las muelas que se desgastaban con el uso y había que reavivar, mantener limpias las ruedas hidráulicas de algas y caloca, sacar tierra de la represa un día en cada marea muerta, etc. Todas ellas las realizaba el molinero y, solamente en caso de averías que no pudiera subsanar, recurría a otros oficios como canteros, carpinteros, etc.

4. Las mareas y los estuarios

Si buscamos en un diccionario la palabra marea nos dice: “Deformación periódica de origen gravitacional, que afecta a la hidrosfera y que presenta el carácter de un movimiento oscilatorio del nivel marino resultante de la atracción diferencial de la luna y el sol sobre las partículas líquidas de los océanos”. Un intento de traducir esta engorrosa definición seria decir que la misma fuerza que hace caer la manzana de un árbol o girar la tierra alrededor del sol provoca las mareas. Sin meternos en demasiadas profundidades podríamos decir que el nivel de las aguas oscila entre un valor máximo (la pleamar) y un nivel mínimo (la bajamar). Esto ocurre sin descanso de forma periódica de tal manera que, aproximadamente hay una pleamar cada 12 horas y, por tanto, una bajamar en el mismo tiempo (12 horas). Por otro lado la acción de la Luna y el Sol no es igual de efectiva a lo largo del año. Cuando el efecto de ambos astros se suma se producen las “mareas vivas” en las que se dan las diferencias mayores en el nivel de las aguas y, cuando el efecto gravitatorio de ambos astros se resta se producen las “mareas muertas” en las que las diferencias de nivel entre la pleamar y la bajamar son menores.
Este movimiento del mar da lugar a unas zonas que periódicamente se inundan y emergen denominadas espacios intermareales, estuarios o rías. Estos ecosistemas son de una gran riqueza biológica por la diversidad de especies que se pueden encontrar. Vegetales como la lechuga de mar (spartina maritima), carrizo (phragmites communis); microorganismos como distintas especies de plancton; bivalvos como los berberechos o las apreciadas almejas; crurtácedos como los cangrejos (cámbaros) o quisquillas (esquilas); peces como lubinas o rodaballos… Pero donde estos ecosistemas se convierten en verdaderos paraísos es en las aves con poblaciones tanto estables como migratorias. Aunque el tema daría para otra charla podemos destacar: las garzas reales, las espátulas, limícolas como los zarapitos o correlimos; anátidas como cerceta, ánade azulón o el porrón; cormoranes…

molino-mareasescalante.jpg
Molino Cerroja (Escalante)

En la costa oriental de Cantabria que va desde Santander hasta el límite con el País Vasco se suceden zonas de acantilado y rías. Centrándonos en la zona trasmerana, antes mencionada, nos encontramos con las rías de la Venera (Castellanos), Quejo (Joyel), Victoria (Noja), y un conjunto de rías que forman las marismas de Santoña. En todas ellas ha habido en una época u otra molinos de marea que se funden con la naturaleza formando parte del paisaje como ruinas de otro tiempo, un tiempo en el que el hombre estaba más unido a su entrono.

5. Un caso singular: el molino de La Venera

venera.jpg

El molino de La Venera se encuentra en el municipio de Meruelo. Meruelo formaba parte de la antigua Junta de Siete Villas, que formaba, a su vez, la Merindad de Trasmiera. Meruelo no está en la costa pero dentro de su territorio desemboca un río, el Campiazo, en la ría de la Venera, que después se llamará ría de Castellanos o de Ajo. El Campiazo es un río de segunda categoría y, sin embargo, a lo largo de su corto recorrido cuenta con siete molinos: Vado, Cenosa, Valdecabra, Llamosa, Roduera, Solorga y Venera. Todos ellos datados entre finales del siglo XV principios del XVII. El último de ellos, Venera, se encuentra en el límite entre el río y la ría, y tiene la peculiaridad de que funcionaba como molino de río y como molino de marea.«El río, la ría, la corriente, la marea, molinos de río o de mar Todo es lo mismo, fuerza de la gravedad Y el ingenio de los hombres para prosperar».

Anuncios

Una respuesta

  1. Muy interesante reportaje.Aveces no vemos las verdaderas obras de ingeniería (¿antigua?) que hicieron algunos de los nuestros.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: