El viejo pescador

gonzalo-lastra.jpg

Gonzalo Lastra (86 años)

Viejo lobo de mar, retirado de su profesión de marinero, aunque no tanto que no alcance a verle con frecuencia, puesto que vive a escasa distancia de la costa en el barrio de Pedroso, don Gonzalo Lastra, cuenta en la actualidad 86 años de edad. Tan amigo del mar como de los animales, vive rodeado de perros, sus fieles compañeros. Hablar con este hombre es enfrentarse a un hombre de vivos reflejos todavía, socarrón y desconcertante…

-¿Gonzalo Lastra dicen…? No lo conozco… No se quien les ha mandado a verle, si es mudo. Pregúnteselo a los perros.

Estas fueron sus palabras cuando nos acercamos al barrio de Pedroso y preguntamos a nuestro mismísimo personaje por… él mismo. Después de la broma todo discurrió normal y amablemente. Su vida de marino, la de Noja… de todo nos daría cuenta.

-Era un niño apenas y ya andaba metido en el mar a congrios y otros peces y cuando contaba doce años me compre una chalupa y todos los marineros protestaban por temer que me pasara algún percance. Pero mis padres eran carteros, con un sueldo de 18 duros al mes y había que ayudarles. Pese a todo tuve que vender mi barco y marcharme a Santander a trabajar en un almacén de vinos de la calle de Pedrueca. Regresé años mas tarde a Noja a trabajar como cochero de un señor que aquí le llamábamos Don Tancredo. Y cuando tuve edad para matricularme como marinero en Santoña me enrolé en un barco de pesca y me dedique a la pesca del bonito y de la anchoa. Hice la mili en San Fernando y compre un nuevo barco después, a mi regreso.

-¿Había mucha pesca en esta costa?

– Mucha. Yo a veces, salia a pescar un congrio, por que había dicho a los de casa que esperaran a prepararlo para la colación… Y al poco rato venia venia con él. Pero la pesca también me dio buenos disgustos. En una ocasión salí de casa a las siete de la mañana y no regrese hasta las seis de la mañana del día siguiente, con el consiguiente disgusto de la familia y los vecinos que esperaban en la playa, creyendo que me había pasado algo. Aparecí con un cargamento de congrios. Otra vez cale en una zona de bastante calado, me tumbé a la espera de que picaran, cuando sentí que un pez tiraba fuerte, me puse a recogerlo con un forcejeo tremendo hasta que al fin logre embarcarlo; pero al cogerlo de la cola me dio tal coletazo que me lanzó al agua; me salvé asido a un tolete y depues de muchos apuros logré salvarme yo, pero el pez se escapó…

-¿Valía mucho el pescado en aquella época de su juventud?

– Muy poco. Nosotros solíamos ir a vender centollos a peseta, hasta Santoña y otros lugares, y costaba venderlos. También se encontraban cerca de aquí langostas. Hoy no queda nada.

-¿Como era la villa de Noja?

– Un pueblo pequeño y muy tranquilo. aquí venían a veranear las familias de Garnica, los marqueses de Albaicin, los Alba, los Collantes, los Botella… A la playa no venían mas que los de los pueblos de alrededor. Los únicos establecimientos que teníamos eran la tienda de Miguel, el cojo, y la de Pepe Ruigomez, en ellas pasábamos el rato. Y si salíamos del pueblo, lo hacíamos en un coche de caballos, hasta Beranga y después en un coche correo, de motor, ya, que estaba amarrado hasta con alambres.

Entrevista sacada de el libro “Cantabria de pueblo en pueblo”, editado en 1981 por la Caja rural de Santander y el diario Alerta.

Anuncios

7 comentarios

  1. a toda esta gente habria que hacerles un monumento y a los que quedan vivos un homenaje por todo lo alto.
    ¡viva cantabria y los cántabros!
    p.d: que pena que haya “cantabros” que sean lo opuesto, que solo saben desfalcar de las arcas publicas y sus jefes que van de “grandes hombres” en sus 4×4, o de los “intelectuales progres” todos ellos igual de “listos” de los que se reien y reniegan de los que son como este señor y destrozan cantabria.
    eso si se rien de los que tendrian que aprender PERO babosean, pelotean y ponen la alfombra roja a los pijos madrileños y demás realea…
    viva cantabria Lbri y Rja!

  2. Todo pueblo tiene su historia y Noja no va a ser menos…
    Gracias Airnoja por mostrarnos su historia y a personajes tan entrañables…
    Y al anonimo anterior. le digo que tiene razon, pero que a esos “grandes hombres” se les caza… que lo que les hace grandes es su sombra… luego son pequeñucos…
    Un abrazo

  3. tienes razon m gemma que luego se demuestra que son pequeñucos…y unos chones.
    me gustaria darte la razon de que se les caza, pero creo que no se les caza a la inmensa mayoria.y a los que se les caza es despues de que la hayan liao bien liada.
    no soy de noja, y solo se de un personaje “famoso” (x)ciertos datos, y algunos alucinanates que no he leido aqui, aunque otros muchos si. y ahi sigue.
    si el sistema (economico, politico , etc)y el estado que nos lo “coloca” aqui en cantabria no cambia, habra mas o menos pero siempre habra gentuza.
    y en los tiempos que corren hay mucha gentuza la verdad sea dicha. y muchos encima descarados.
    viva cantabria lbri y Rja!

  4. seré un sentimental pero a mí me encantan estas historias, siempre me da la sensación que esta gente tiene una relación con el entorno más cercana, sin rompederos de cabeza pero con mayor comprensión aunque parezca una paradoja.

    Y ese libruco del que lo has sacado ¿anda en comercio?

  5. Musgosu, siento decirte que este libro fue editado por esta caja de ahorros a partir de una serie de rutas que realizo el periodista Mann Sierra y el fotógrafo Pablo Hojas por los pueblos de Cantabria y se publicaron en el diario Alerta…y los consiguió mi padre de regalo de esta Caja, pero no sabría decirte si se pusieron a la venta…

    Yo los conservo desde que era niño y tranquilo que iré publicando mas historias de diferentes pueblos…si tienes o tenéis alguna predilección los que leáis esto, solo tenéis que decirlo.

  6. Buenas tardes,

    La verdad es que me estoy volviendo loca. Me interesaría muchísimo conseguir el volumen II de esa colección, puesto que, cuando hablan de la villa de Escalante, publicaron una entrevista a mi bisabuelo, José Cobo. Mi padre tenía la colección completa, pero prestó el libro a un familiar, y ahora nadie sabe nada. ¿Podéis ayudarme a adquirir uno?. Sé que sería una grata sorpresa.

  7. Maria Jose difícil vas a tener el conseguir un ejemplar, pero yo si quieres puedo publicar la entrevista a tu bisabuelo en el blog.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: